Un post a parte merecen los kiwis y su forma de conducir.
Hemos hablado tanto de los kiwis, pero aún no hemos explicado qué son, y aunque que muchos de vosotros ya lo saben, lo explicamos igualmente. Los habitantes de Nueva Zelanda se llaman también kiwis y no es por el kiwi la fruta, aunque aquí hemos probado el kiwi amarillo que es más dulce que el verde ñam ñam. El nombre kiwi viene por un pájaro un poco feo de la carita simpática que los neozelandeses han tomado como símbolo del país. Hemos intentado ver si veíamos uno, pero para cambiar, es un animal raro y encima es nocturno así que peor vamos. En su hábito natural se puede con mucha suerte, nosotros hasta ahora no vimos ni uno. Bueno aquí tenéis una foto del kiwi descargada de internet.

El otro tema es lo de conducir. En New Zealand hay pocas autopistas, solo cerca de las grandes ciudades como Auckland o Christchurch. El resto son carreteras normales; vamos aquellas que en Europa se puede ir a 80-90km/h si estás fuera del centro y a 50km/h si estás en el centro, bueno aquí en el centro el limite es de 50km/h y fuera es de 100km/h solo que las carreteras no son exactamente rectas y planas, la mayoría están llenas de curvas, subidas y bajadas (el país no es una llanura). Los kiwis corren a 100km/h constante hayan curvas o no, subidas o bajadas da igual, y son siempre en fervor para pasarse. Hay que pensar que un día en una carretera de montaña en subida y llenas de curva nos paró un ranger para decirnos que íbamos a 80km/h, que andábamos muy lentos, y que si no podíamos correr más rápidos teníamos que dejar pasar los coches detrás para evitar accidentes durante la fase de adelanto. Come on!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! En una carretera así, si vamos a 100km/h tiramos rectos en las curvas!!!!! A Rachele nunca le había pasado una cosa así, al contrario… fue como darle un golpe en el orgullo, los días siguientes se puso a aprender a correr un poco más en los rectos y frenar en las curvas, pero aún así a 100km/h constante no podemos ir, no queremos matarnos y hay también que disfrutar del paisaje. A ver si ahora tomamos una multa por exceso de velocidad!!!!!

Otra cosa alucinante son los camiones, no sabemos qué motor les pongan, pero un camión remolque lleno lleno va con toda la tranquilidad a más de 100 km a la hora en las carreteras llenas de curvas o en subida les da. No nos sorprende que haya muchos accidentes por adelanto, parece una competición de F1 diaria. La señora del camping de Turangi nos contó que cuando estaba trabajando como conductor de bus, algunas veces no se creía a los ojos viendo unos adelantos ridículamente peligrosos en la carretera, muchas veces en condiciones pésimas, en carreteras nevadas también. Las regiones luego gastan pasta para poner carteles simpáticos que miran a entrar en la consciencia de las personas.

Bueno ya sabéis si venís por aquí, hay que aprender a conducir rápido!!!! 😉

Empieza a organziar tu viaje_banner

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!