Una vez más cruzamos la frontera entre Chile y Argentina, primero nos sellaron el pasaporte en San Pedro de Atacama y luego nos esperó dos horas de viaje para cruzar el Paso Jama y llegar al lado argentino de la frontera. El viaje por el paso es bellísimo, la ruta pasa muy cerca de los picos nevados, algunas lagunas y un salar bastante grande. El viaje empezó un poco raro porque tuvimos que esperar un par de horas en San Pedro para que llegaran unos pasajeros que perdieron la conexión en Calama. Hasta hoy no sabemos qué estrellas mundiales eran estas chicas para que el bus les esperara tanto tiempo. Gracias a los retrasos llegamos a Purmamarca ya de noche. Es un pueblo bastante turístico y los hostales son bastante caros, por suerte encontramos una casa privada en que ofrecían una habitación por mucho menos dinero. El señor era muy amable y chistoso y en la habitación por fin había calefacción!! Te queremos Argentina!!

Por la mañana dimos un paseo en el pueblo, Purmamarca es pintoresco y como fondo tiene el famoso cerro de siete colores, una preciosidad!!! Purmamarca se encuentra en la Quebrada de Humahuaca, la quebrada es un tipo de valle con formaciones rocosas muy interesantes. Como nos sentimos muy a gusto con nuestro hospedaje hemos decidido visitar la cercana Tilcara sin cambiar alojamiento. Tilcara es un pueblo más grande con calles sin asfalto y muchas casas de barro, un pueblo bonito, aunque a nosotros Purmamarca nos gustó más. En Tilcara primero visitamos el Pucará de Tilcara que es la ruina de una fortaleza inca. Es un lugar bastante decepcionante porque casi nada es original sino reconstruido y el colmo es que el monumento enorme que levantaron para los arqueólogos tiene la forma de una pirámide maya, nada que ver con la cultura inca. Luego fuimos a visitar la Garganta del Diablo que se encuentra en el fondo de un valle a unos 4 kilómetros del pueblo.

Tilcara | Viaje a Argentina

Aquí pudimos ver unas paredes de rocas bastante impresionantes con el río abajo y el sendero sigue hasta una cascada de 14 metros, bastante bonita. Para llegar a la cascada el camino cruzaba muchas veces el río y uno tenía que saltar de piedra en piedra. Aquí compartimos una buena parte de la ruta con una pareja argentina que estaba de vacaciones, viajando por el norte de Argentina. Bajamos juntos al pueblo donde comimos unos sandwich de lomito muy ricos, paseamos un rato por el pueblo y luego volvimos a Purmamarca. Encontrar un lugar para cenar no ha sido fácil, es invierno aquí y hay pocos turistas, así que muchos locales estaban cerrados.

Cascadas de Tilcara

Al día siguiente fuimos a dar la vuelta al cerro de los siete colores. Es una montaña increíblemente bonita con todos estos colores, parece un enorme pastel con diferentes cremas.

Subimos también a un mirador que se encuentra en el otro lado del pueblo, en el cerro Morado. De aquí teníamos una vista del cerro con todos sus colores, una vista inolvidable!

Purmamarca

Por la tarde cogimos las mochilas y nos fuimos a Humahuaca. La idea principal era quedarnos allí una noche, pero cuando llegamos a la terminal, justo salía el bus para Iruya que íbamos a visitar el día siguiente. Una improvisación rápida y ya estábamos yendo para Iruya. El viaje hasta Iruya duró unas tres horas, mayoritariamente por una carretera de ripio que primero sube hasta más de 4000 metros y luego desciende a un valle donde se encuentra el pueblo. El paisaje que se aprecia por la ventana es muy bonito, así aún se puede tolerar la cantidad tremenda de polvo que entra en el bus. Llegamos al pueblo, había unas chicas jóvenes que ofrecían hospedaje por poco dinero, así nos dirigimos al alojamiento. Iruya es un pueblo tranquilito y bastante más moderno de lo que uno esperaría de un pueblo que se encuentra tan alejado. Considerando la cantidad de hospedajes que vimos, en temporada alta debe haber bastante turistas, ahora, fuera de la temporada , eramos cuatro gatos. Por la noche tuvimos que dar muchas vueltas para encontrar un comedor que estuviese abierto. Aquí cenando conocimos a Candela, una chica muy maja de Buenos Aires.

Por la mañana desayunamos en la terraza del hospedaje con una vista muy bonita del valle y luego fuimos a dar una vuelta por el pueblo. Paseamos por estas tranquilas calles, fuimos a ver el cementerio y al final subimos al mirador de donde había una buena vista del pueblo y de las montañas alrededores.

Iruya

Aquí arriba pasamos un buen rato charlando con una pareja argentina y luego fuimos a comer un churrasco buenísimo en un comedor. En el comedor volvimos a encontrarnos con Candela y fuimos a tomar el bus juntos para volver a Humahuaca. En Humahuaca solo nos quedamos un par de horas antes de tomar el bus para ir a Salta juntos con Candela. Paseamos por el centro que tiene una plaza muy agradable y una escalera que sube hasta el monumento de la independencia. De aquí se podía ver el pueblo desde arriba, es bonito, pero Purmamarca o Iruya nos gustó mucho más.

Humahuaca

Con Humahuaca se terminó nuestra estancia en la Quebrada Humahuaca. Ahora empezamos nuestra bajada hacia Mendoza, la próxima parada es Salta!

Empieza a organziar tu viaje_banner

Viaja a Argentina con un Operador Local y al mejor precio

5% de descuento reservando a través de Surfing the Planet

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!