Nosotros

Somos dos locos viajeros, a que nos encanta viajar con la mochila en la espalda y descubrir cualquier rincón del mundo porque cada lugar merece la pena ser conocido, ya que no hay sitio que no tenga algún encanto.
Cuando viajamos, intentamos vivir los lugares como locales, conocer las diferentes culturas, tradiciones y comidas y si es posible, nos encanta vivir con la gente local. Hemos visto muchos paisajes increíbles, ciudades apasionantes, pero lo que nos gusta de verdad es descubrir rincones insólitos y es eso que intentamos encontrar en cualquier lugar.
Este blog nació en el 2012 en ocasión de nuestra vuelta al mundo, un sueño hecho realidad. A través de Surfing the Planet a parte de transmitir nuestra pasión por viajar y descubrir nuevos mundos, también queremos ayudar a otros viajeros a elegir destinos y a preparar su viaje explicando nuestra experiencia personal sobre lo que nosotros creemos que merece la pena ver, hacer en algún sitio. También damos consejos prácticos sobre dónde dormir o comer y cómo moverse de un lugar a otro. Compartimos con los lectores nuestras aventuras incluyendo tanto los momentos buenos como los de dificultad, contando nuestras anécdotas.

Rachele Cervaro

SoñadorasNací en la hermosa ciudad de Venecia, pero enseguida me trasladaron a una pequeña ciudad del norte de Italia. He vivido en tres países, he viajado en más de 30 y al final acabo siempre volviendo a Barcelona. Me encanta la comida y los nuevos desafios.
Desde pequeña disfrutaba mucho de los viajes en familia arriba y abajo por la bota y en los países de ex-Yugoslavia. Crecí con el sueño de ir a vivir en Londres que realicé en el 2003. En el año 2000 fui a hacer mis primeras vacaciones en tienda de campaña en un lugar turístico de Italia en solitario.
Acabé la carrera universitaria con las ganas de mudarme a otro país lo antes posible y por una serie de casualidades acabé en Barcelona donde descubrí un mundo nuevo y que viajar en solitario no es de locos como querían hacerme creer. En Barcelona conocí a Gábor, mi pareja en la vida y de viaje.
En el 2010 quería una experiencia de viaje fuerte y me fui a la India a recorrer el Rajasthan sola. Desde entonces no pude parar de viajar, sola o en compañia.
Después de haber finalizado un master en Global Marketing en una universidad inglesa; con Gábor decidimos cumplir nuestro sueño: la vuelta al mundo. Lo dejamos todo en Barcelona y salimos por esta gran aventura de 17 meses de viaje en los cuales hemos recorrido tres continentes Sudamérica, Oceanía y el Sudeste Asiático.

Gábor Kovács

Falda de Myanmar en BaganSoy de Hungría, un pequeño país de Europa Central. Desde que era pequeño, me llamaba mucho la atención lo que se encuentra fuera de mi país, lejos de mi mundo. Muy pronto tenía como objetivo delante viajar mucho y probar a vivir en otros países. Elegí también mi carrera (soy investigador químico) según eso, ya que es una profesión que siempre me ha permitido bastante movilidad. Por hoy puedo decir que he cumplido una parte de mis objetivos, he viajado por más de 40 países y llevo muchos años viviendo en el extranjero. Sin embargo, me falta aún mucho para ver y hacer, me gustaría descubrir por muchos otros lugares.
Después de vivir una época en Suiza, me mudé a Barcelona hace ya casi una década. Vivir en el extranjero me permitió conocer a lugares y personas enriquecedores, me ayudó a aprender bien otros idiomas. En Barcelona, rodeado por tanta variedad de personas (entre locales y extranjeros de diferentes países) puse saborear diferentes culturas y costumbres, de las cuales muchas me las hice mías. Mientras trabajaba en Barcelona, viajé mucho por Europa, por ocio y también a través de mi trabajo. Viajando también puedo vivir a otra pasión mía que es la fotografía.
En Barcelona conocí a Rachele, mi pareja, con la cual compartimos este síndrome de viajero, la inquietud por descubrir mundos nuevos. Después de soñarlo, decidirlo y planearlo juntos, salimos en el 2012 para dar la vuelta al mundo. Durante casi un año y medio hemos recorrido 17 países en Sudamérica, Oceanía y el Sudeste Asiático. La sensación de libertad que da viajar nos ha atrapado para siempre. Ahora estamos de nuevo en Barcelona, pero no paramos de pensar en nuevas aventuras.