Hay pocas ciudades en Europa que podrán optar al título de ser más romántica que la ciudad de Brujas en Bélgica. El casco antiguo de Brujas realmente parece haber salido de un cuento de hadas y por la noche cuando los edificios se iluminan, paseando por sus canales, te parecerá estar dentro de un verdadero sueño. Aunque hay muchísimas cosas que ver en Brujas, es una ciudad pequeña que se puede recorrer en un día, así de captar un mínimo la esencia de la ciudad. Si te alojas en Bruselas, en una escapada de un día, podrás visitar Brujas sin perder casi nada de lo que hay que ver. Aunque para nosotros vale la pena quedarse para la noche y disfrutar del ambiente nocturno muy especial de la ciudad. Por la noche no solo podrás gozar de la iluminación espectacular, sino disfrutarás de la ciudad con mucha tranquilidad. No hay que mentir, Brujas por ser tan bonita, también es una ciudad muy turística, pero por la noche se convierte en una ciudad medieval tranquila, atrapada en el tiempo, incluso en temporada alta. La otra opción que tienes para descubrir la ciudad sin aglomeraciones de turistas es visitar Brujas fuera de temporada como lo hicimos nosotros (fuimos en enero) y si es entre semana; todavía mejor. De esta forma tienes más posibilidades de encontrar mal tiempo, pero evitarás el follón.

En este post queremos proponerte dos itinerarios. Si quieres visitar la ciudad durante el día, te contaremos la esencia de lo que tienes que ver en Brujas en un día, mientras si quieres dedicarle un fin de semana entero a la ciudad, te proponemos un itinerario de qué ver en Brujas en dos días.

Reflejo bonito, Brujas, Belgica

Qué ver en Brujas en un día

Día 1 – Brujas “esencial”

En el itinerario del primer día te presentamos todo lo que es imprescindible para ver y hacer en Brujas.
Una buena opción para saber todas las curiosidades y anécdotas de la ciudad es una visita guiada de dos horas y media que vale 15 € con guía de habla español.

Visitar Grote Markt, la plaza principal de Brujas 

Brujas es una ciudad llena de plazas muy fotogénicas, pero entre ellas destaca la plaza del Mercado (Grote Markt) que se considera la plaza central de la ciudad. Durante tu paseo por Brujas seguramente cruzarás muchas veces esta plaza amplia rodeada de edificios muy bonitos. En una de sus esquinas encontrarás estas coloridas casas de ladrillo que salen en todas las postales; son muy pintorescas de verdad. Aquí en la plaza están también el juzgado provincial, el museo Historium y ante todo el fabuloso campanario Belfort que domina la plaza.

Casas de color, Plaza Grote Markt, Brujas, Belgica

Subir al campanario Belfort para disfrutar de vistas de vértigo

Si te gusta disfrutar de vistas asombrosas, una cosa que seguramente tienes que hacer en Brujas es subir al campanario de Belfort de donde se aprecian unas vistas espectaculares de toda la ciudad medieval. Es una ascensión claustrofóbica de 366 escalones, pero las vistas arriba te recompensa por el esfuerzo.

Vista del Belfort, Brujas, Belgica

Subir al balcón del museo Historium para disfrutar de una vista panorámica

Aunque las vistas desde lo alto del campanario Belfort son vertiginosas e imperdibles, si tuviésemos que decir la mejor vista de Brujas, sería seguramente la que se aprecia desde el balcón del museo Historium. Desde aquí tienes una vista panorámica de toda la plaza y del conjunto de edificios que la rodean. Además es gratuita ya que es la de la cafetería que se encuentra en el edificio del museo.

Panoramica vista plaza Mercado, Brujas, Belgica

Ver la plaza Burg

Muy cerca de la plaza del Mercado encontrarás otra plaza impresionante que tienes que ver en Brujas, la Plaza Burg donde también encontrarás algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad. En esta plaza se halla el el Ayuntamiento, el Burgse Vrije y la bonita Basílica de Santa Sangre. En el Ayuntamiento merece la pena visitar la impresionante sala gótica.

Plaza Burg, Brujas, Belgica

Dar un paseo en barco por los canales de Brujas

Nosotros no lo pudimos hacer, porque este año hizo mucho frío y los canales estaban congelados, pero otra cosa que tienes que no puedes dejar de hacer en Brujas es dar un paseo en barco. Los paseos duran media hora y desde el agua podrás apreciar la ciudad de otro punto de vista.

Visitar el Begijnhof

Un poco más alejado del centro encontrarás el Begijnhof (Beguinaje), una zona muy tranquila donde podrás apreciar el silencio incluso en los días en que la ciudad está repleta de turistas. En el beguinaje de Brujas vivían las beguinas (la última falleció ya hace tiempo) y ahora hay un convento de monjas en sus edificios. En el canal delante del Begijnhof viven los cisnes, estos animales se pueden ver en los canales de la ciudad desde el siglo XV.

El Beguinaje, Brujas, Belgica

Dar un paseo relajante por el Parque Minnewater 

Si llegas a Brujas en tren como la gran mayoría de la gente, seguramente el bonito Parque Minnewater, que se sitúa entre la estación de trenes y el centro, será tu primer contacto con la ciudad. En el parque se encuentra el bonito “Lago del Amor” y dar un paseo en esta zona es una de las cosas más románticas que puedes hacer en Brujas.

Minnewater, Brujas, Belgica

Disfrutar de un momento romántico en el Puente San Bonifacio

Brujas está llena de rincones románticos, pero quizás el que más nos gustó fue el Puente de San Bonifacio. Un puentecito escondido detrás de la iglesia de Nuestra Señora entre casas típicas flamencas. Es difícil imaginar un lugar más romántico que este, no por nada se refieren a ello como el puente de los enamorados.

Puente San Bonfiacio, Brujas, Belgica

Perderse entre calles adoquinadas y canales

Hay muchas iglesias, monumentos importantes y museos que ver en Brujas, pero la mejor cosa que puedes hacer es simplemente perderte paseando entre las calles empedradas y los canales de la ciudad. En cada esquina encontrarás algún detalle bonito; en cada tramo podrás disfrutar del bonito reflejo de algún edificio en los canales.

Canal tranquilo, Brujas, Belgica

Ver el atardecer en el Muelle del Rosario

El punto más turístico de la ciudad, que hay que ver sí o sí, es la esquina llamada Muelle del Rosario. Si vas a la hora del atardecer o por la noche podrás disfrutar de la magia de este lugar con vistas al canal, casas muy bonitas y el Belfort en bastante tranquilidad. Durante el día la verdad es que hay demasiada gente sacando sus millones de selfies que le quita un poco de su encanto.

Muelle de Rosario, Brujas, Belgica

Comer patatas fritas, gofres y tomar cervezas belga

Durante tu día por Brujas, también tendrás que comer algo. Por suerte en Brujas hay opciones baratas y rápidas para llenar el estómago. Las patatas fritas son típicas de Bélgica y se venden con muchos tipos de salsas, nosotros aconsejamos probar la mayonesa belga que es muy buena. Los gofres (originarios de Bruselas) también se venden por todas partes solo con azúcar o con un montón de cosas encima (chocolate, nata montada, etc.). Y por supuesto no podrás marchar de Brujas sin tomar una cerveza belga. Te recomendamos probar la cerveza de Brujas, la famosa Brugse Zot (los locos de Brujas) en la Brasserie de Halve Maan. Te venden la Brugse Zot de simple, doble, triple e incluso de cuádruple malta. ¡Vaya!, la última es para emborracharse con una copa de cerveza.

Cerveza belga, Brujas, Belgica

Qué ver en Brujas en dos días

Día 2 – Brujas da para más de un día

Si tienes posibilidad de pasar un fin de semana en Brujas, te vendrá bien saber qué ver en Brujas en 2 días. Para el primer día ya te hemos dado suficiente propuestas, aquí te damos algunas pistas para tu segundo día.

Muelle de Rosario de noche, Brujas, Belgica

Disfrutar de las luces nocturnas de Brujas

Si te quedas para dormir en Brujas, podrás disfrutar el lado más mágico de la ciudad. Por la noche los edificios importantes están iluminados, y pasear entre los canales por la noche te da una sensación única. Los reflejos de los edificios, los puentes y la tranquilidad que se respira por la noche para nosotros ha sido lo mejor de Brujas.

Luces nocturnas, Brujas, Belgica

Visitar la Catedral de San Salvador y la Iglesia de Nuestra Señora

Las iglesias de Brujas quizás no son muy atractivas comparado con otras ciudades europeas. Sin embargo vale la pena visitar la Catedral de San Salvador, la iglesia más antigua de la ciudad y la Iglesia de Nuestra Señora que destacan por su torre de ladrillo. Una cosa curiosa sobre estas dos iglesias es que sus torres desde hace una década son el lugar preferido de una pareja de halcones para hacer su nido y estos halcones son muy apreciados por ser predadores de las palomas no tan deseadas.

Explorar el antiguo hospital de San Juan y sus alrededores

El antiguo hospital de San Juan tiene más de ocho siglos de historia y es un fantástico conjunto gótico que tienes que ver en Brujas. En el recinto del antiguo hospital hay bonitos jardines como por ejemplo el jardín de especias; también podrás ver una farmacia del siglo XVII.Hospital San Juan, Brujas, Belgica

Disfrutar de una visita guiada en una fábrica de cerveza

En el casco antiguo de Brujas solo queda una fábrica de cerveza, la Brasserie de Halve Maan donde hacen cerveza desde 1865. Si tienes dos días para ver la ciudad, una visita guiada por la fábrica es algo que tienes que hacer en Brujas. La visita dura tres cuartos de hora y podrás conocer el proceso de la fabricación, salir a una terraza para disfrutar de bonitas vistas y al final podrás degustar la Brugse Zot, la cerveza que fabrican allí.

Pasear por la Brujas más tranquila

Si ya has explorado el casco antiguo de Brujas, te recomendamos salir a las afueras a dar un paseo siguiendo los canales principales de la ciudad. En esta parte de la ciudad podrás estar sin mucha gente a tu lado incluso en temporada alta y descubrir muchos rincones encantadores como por ejemplo el Seminario Mayor de Brujas, una antigua abadía entre árboles de fruta y campos verdes.

Relajarse en el césped con los molinos de Brujas de fondo

Para terminar tu visita a la ciudad, otro lugar que tienes que ver en Brujas es la zona donde se encuentran los molinos de viento. Está zona, el Parque de Kruisvest, está un poco alejada del casco antiguo, pero merece la pena acercarse a ella. El molino de Sint-Janshuis es el más famoso y al lado de los molinos el césped es un lugar perfecto para descansar un rato después de patear la ciudad durante dos días.

Molino, Brujas, Belgica

Informaciones útiles

Cuándo ir a Brujas

Brujas, como suele pasar con las ciudades bonitas, es muy frecuentada por los turistas. En verano muchos dicen que se convierte en un parque temático con grupos de turistas en cada esquina, ante todo los fines de semana cuando se llena también de domingueros. Si te apetece ver una Brujas más auténtica, te aconsejamos visitarla fuera de los meses de verano. En invierno puede hacer bastante frío, nosotros estuvimos muy contentos de visitar la ciudad con frío, pero con muy poca gente.

Cómo llegar a Brujas

Uno de los atractivos de Brujas es que es muy fácilmente accesible. A Bruselas vuelan varias compañías de bajo coste y luego desde el aeropuerto de Bruselas se puede coger un tren (directo o con cambio en alguna estación en Bruselas) que en apenas una hora y media te lleva a Brujas. Desde la estación de trenes de Brujas se puede ir andando hasta el centro pasando por el bonito Parque Minnewater. Si tienes pereza, desde la estación de trenes hay varios buses o taxis que te llevan al centro.

Cómo moverse por Brujas

En cuanto dejes las maletas en el alojamiento, no necesitarás más transporte para recorrer Brujas. Es una ciudad que se recorre sin problema a pie.

Dónde dormir en Brujas

El alojamiento no es nada barato en Brujas, especialmente si uno quiere alojarse en el centro histórico. Nosotros queríamos estar totalmente dentro a un cuento de hadas y elegimos un muy buen hotel, el hotel Heritage, que nos encantó. Igualmente en el centro hay muchos hoteles y hostales; te aconsejamos reservar con mucha antelación para elegir lo que se mejor se te adapta a ti. Si quieres ahorrar algo, la zona alrededor de la estación de trenes es una buena opción.

Dónde comer en Brujas

En Brujas podrás comer gastando muy poco dinero, pero en este caso te tendrás que restringir a comida rápida. Patatas fritas con mayonesa, gofres, bocadillos se encuentran en pequeños locales por buen precio, pero si quieres comer algo más decente, tendrás que meter la mano el bolsillo. Quizás te convendrá gastar el dinero destinado para comer a base de cervezas belgas que son riquísimas y no son nada caras.

Otros consejos

Te aconsejamos comprar la guía de la ciudad en la oficina de turismo de Brujas ya que en esta guía hay tres itinerarios para que no te pierdas nada de la ciudad. Están muy bien hechos con la explicación y anécdotas de cada lugar.

Le agradecemos a la oficina de turismo Visit Flanders por la información y el apoyo en el viaje.

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!