Nuestro viaje seguía para el norte, esta vez quedándonos dentro de Chile, así de Puerto Varas tomamos el bus para ir a Valdivia. En tres horitas llegamos al destino y gracias a una chica de la información turística, pronto encontramos un hostal barato y bueno, con una habitación doble solo para nosotros y otra habitación pequeña para Alex. Después de comer en un restaurante mexicano, tomamos un bus pequeño para ir a Niebla que es un pueblo en la costa del Pacífico y es conocido por las fortalezas españolas que se encuentran allí y en sus alrededores. Hacía muy buen tiempo, y disfrutamos mucho del paseo en el sol y de las vistas estupendas del Océano Pacífico del río y de la isla en frente. También encontramos un árbol que nos gustó mucho, así pasamos allí un rato tomando fotos tontas y luego bajamos al pueblo, en el camino comimos unas empanadas de marisco y queso, buenísimas:)

Fortaleza Niebla

Cogimos el bus de vuelta y después de comprar los pasajes para Pucón, fuimos a dar una vuelta por la ciudad. Valdivia es una ciudad universitaria, así fuimos a visitar el campus que se veía muy agradable para estudiar allí entre bosques y jardines. A la vuelta encontramos una sorpresa, en la orilla del río había un montón de leones marinos y los pudimos ver de bien cerca. ¡Qué animales más perezosos son estos, todos tumbados, están bostezando todo el rato y hacen unos eructos que no veas!

Leones Marinos en Valdivia

Sin embargo, vimos los carteles que avisan que estos animales son salvajes y que hay que tener cuidado porque muerden, así mejor no ir demasiado cerca. Ya habíamos visto estos animales en Ushuaia, pero aquí en medio de la ciudad donde al lado pasan gente y coches, nos hizo mucha gracia verlos. Os dejamos un vídeo de los Lobos Marinos de Valdivia.

En el hostal preparamos una cena ligera de verduras y otra vez, ya casi diría sin que nos sorprendiéramos, volvimos a encontrar a algunos “viejos conocidos”. ¿Os acordáis de los tres chicos gallegos que conocimos en la excursión al Fitz Roy? Pues, aquí en la cocina de este hostal pequeño, a “apenas” dos mil kilómetros del sitio donde nos despedimos, nos hemos vuelto a encontrar, qué gracia! La mañana siguiente ya marchábamos a Pucón, podemos decir que nuestra estancia en Valdivia fue corta, pero bastante divertida.

Pucón

La mañana siguiente fuimos a tomar el bus y en tres horas y media llegamos a Pucón ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡por fin hemos llegado al verano!!!!!!!!!!!! En Pucón, para la felicidad de Rachele, nos esperaba un calor tremendo y bastante inesperado, ya que todos nuestros contactos que habían andado por aquí en las semanas anteriores, habían encontrado mucha lluvia y poco sol. Pucón es una ciudad turística que se conoce por ser la base para subir al Volcán Villarrica que se encuentra en la zona. Su ubicación es de maravilla porque está en la orilla del Lago Villarrica y está a los pies del volcán, un lugar de verdad pintoresco. La ciudad en verano está repleta de turistas, por suerte nosotros llegamos cuando la temporada ya se había acabado, así encontramos muy pocos turistas y mucha tranquilidad. Aún sin turistas, se notaba que Pucón es un lugar hecho para el turismo masivo, está lleno de bares guays con terrazas y las agencias de viaje están abiertas hasta la noche. Después de encontrar un hostal bastante barato, dimos un paseo por la ciudad y subimos a una colina de donde había buenas vistas de la ciudad y donde conversamos un rato con una monja muy amable que nos invitó a la misa… Seguimos la vuelta por la ciudad, contemplando el Volcán Villarrica de varios ángulos y tomando mil millones de fotos; es el primer volcán que vemos en este viaje!!! Y que volcán!!!!

Villarrica Volcan

Del cráter salía humo, para los dos fue la primera vez que vimos un volcán que emite humos, por cierto, es uno de los volcanes más activos del mundo, por suerte no decidió entrar en erupción mientras estábamos allí! Aunque en tal caso ya sabíamos por donde escapar porque a lo largo de la ciudad hay todos los carteles que indican el camino de salida en caso de erupción. Por la tarde paseamos en la orilla del lago, había bastante gente en la playa, con esta calor teníamos ganas de bañarnos, pero lo dejamos para otro día. Por la tarde fuimos a Caburgua que está en la orilla del Lago Caburgua y dimos un paseo hasta llegar a la Playa Blanca que es una playa volcánica. Por la noche, mirando las alternativas de seguir nuestra ruta, hemos llegado a la conclusión que ya no nos emocionaría ver más lagos, así hemos decidido que desde Pucón iríamos directamente a Mendoza. El día siguiente (con aún más calor que el día anterior) fuimos a la ciudad Villarrica que es un pueblo que no tiene nada especial, pero es mucho más auténtico que Pucón. Aquí se ven el lago y el volcán a la vez, de un ángulo diferente, una vista que nos encantó.

Volcan Villarica

Aquí (no como en Pucón) encontramos un comedor auténtico donde comimos las cazuelas juntos con la gente del pueblo.

Después de comer huimos del calor y volvimos al hostal donde estuvimos charlando con los dueños y más tarde fuimos a dar un baño en el lago. El agua no estaba demasiado limpia, pero nos sentó bien bañarnos en un día tan caluroso. Por la noche, fuimos a celebrar el día de las mujeres, en un restaurante que nos recomendaron los dueños del hostal, donde se podía comer chorillana que ya hacía tiempo que a Rachele le apetecía comer. Es un plato de carne, champiñones, patatas y huevo frito, no suena gran cosa, pero está preparada de una manera que es riquísima. Todo esto acompañado con unas jarras de cerveza bien fría y tomándolo en una terraza, nos pusimos contentos. Para el último día ya se estropeó el tiempo, el volcán desapareció totalmente de la vista y este día nos quedamos en casa para descansar y prepararnos para el viaje largo que nos esperaba hacia Mendoza (a través de Santiago). Solo salimos para comer el pastel del choclo que es un plato que tiene una base de pollo y carne picada y una pasta de choclo encima. Con eso terminamos nuestros días en la zona de los lagos, entre el lado argentino y el chileno hemos visto bastante lagos así ahora tenemos ganas de cambiar paisaje. Nos despedimos de Alex con la que habíamos pasado unas semanas fenomenales geniales viajando juntos, esperamos que te vaya bien el viaje, seguiremos tus pasos a través de tu blog!! Ahora otra vez Argentina, Mendoza nos espera!

Empieza a organziar tu viaje_banner

Viaja a Chile con un Operador Local y al mejor precio

5% de descuento reservando a través de Surfing the Planet

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!