Llegamos a Cusco después de 17 horas, muertos del cansancio. Por suerte nos esperó sol y calor, la única cosa que nos afectó un poco era la altura (Cusco se encuentra a 3400 metros de altura sobre el nivel de mar) que te hace difícil respirar; aquí empezó  nuestra relación con la coca tomada bajo forma de mate y de caramelos y funciona de verdad!!! Cusco ha sido la capital del imperio Inca y aqui se puede reconocer claramente la presencia de esta cultura muchas casas han sido construidas encima de muros Inca. Nos recibió en su casa Willy, un couchsurfer que trabaja de guía turístico. Las primeras noches compartimos el salón de casa con una pareja joven de Francia; Tomás y Flora. Con ellos cocinamos juntos varias veces. El primer día solo dimos un corto paseo por el centro histórico que es muy bonito con sus plazas, iglesias y calles estrechitas.

Cuzco

Al día siguiente nos levantamos bien tarde y salimos directamente para ir a comer todos juntos al mercado un caldo de gallina riquísimo que luego repetimos más veces.

Mercado de Cuazco

Por la tarde fuimos a visitar Saqsaywaman, una ruina inca cerca de la ciudad. Es básicamente una fortaleza grande con muros de piedra que representan los dientes del puma, unos de los animales sagrados para los Incas. Cuando estás aquí te planteas la pregunta cómo los incas así pequeños y flacos consiguieron levantar estas construcciones enormes. Las ruinas están encima de una colina de donde hay una vista fabulosa de la ciudad.

Saqsaywaman

Saqsaywaman

Al día siguiente nos fuimos de excursión para recorrer el Valle Sagrado de los Incas con un tour organizado. El paisaje de este lugar es una maravilla, hay montañas muy altas en los dos lados y el río Sagrado corriendo en el medio. Primero fuimos a visitar el sitio arqueológico de Pisaq que como la mayoría de las ciudades incas, se encuentra encima de una montaña. Pisaq era una ciudad grande e importante que tenía su papel de guardia por su ubicación. Algunas casas se quedaron en buen estado y también pudimos contemplar las terrazas que usaban los incas para cultivar la tierra.

Pisaq

Por último visitamos Ollantaytambo. Es una ciudad inca viviente porque las casas son aún las originales Inca solo les han puesto un techo nuevo pero las piedras siguien siendo las mismas; hasta el agua aún corre en los canales incas. Al lado de la ciudad se encuentra una fortaleza con templos importantes de la época. En una de las montañas los incas grabaron una cabeza de un inca y los rayos del sol, en el día del solsticio de invierno el 21 de junio, pasan a través del ojo de la escultura e iluminan un punto determinado del templo central. Las fotos que nos enseñaron sobre el fenómeno te dan escalofríos y te hacen pensar en la inteligencia de esta civilización. Eran pequeños genios!!!!

Ollantaytambo

En la vuelta hicimos una parada en Chinchero donde chicas procedentes de algunas comunidades, vestidas de ropa tradicional, nos enseñaron cómo se tiñen los diferentes tejidos con pinturas naturales. Gábor acertó la respuesta a una pregunta y ganó el premio que consistía en sacar una foto junto con una de las chicas.

Chincero

A dos días de distancia, volviendo de una experiencia fantástica en una comunidad, que os contaremos en la siguiente entrada, paramos para visitar otras tres ruinas que se encuentran cerca de Cusco. Visitamos primero Tambomachay que servía como alojamiento para los líderes incas y también tiene algunas fuentes importantes. Al lado de Tambomachay se encuentra Puka Pukara que era una fortaleza y almacén. Aquí ante todo nos encantaron las luces del atardecer. Por último visitamos Q’enqo que era un santuario sagrado de los incas donde se momificaban los muertos; hay una cueva con una mesa que usaban los incas para momificar a los muertos.. Aquí hay como una especie de túnel y nada más entrar fuimos atropellados por una energía increíble. Al principio notamos un poco de mareo y luego sentimos la energía también en las manos. Nunca nos había pasado algo similar…. fue un momento muy especial.

Puesta de sol en el valle sagrado

Solo hemos podido visitar una parte pequeña de la herencia inca que se encuentra en Cusco y el Valle Sagrado, pero ha sido suficiente para poder apreciar todo lo que nos dejó esta civilización fantástica.

Cusco y el Valle Sagrado nos han gustado mucho, se tendría que pasar aquí más tiempo pero un día volveremos!!!!!

Empieza a organziar tu viaje_banner

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!