Cuando decidimos visitar Ámsterdam estábamos seguros de que una ciudad así moderna tendría un hotel con encanto que merecía la pena ver. Buscando y buscando encontramos el Lloyd Hotel, el primer hotel del mundo que tiene habitaciones de 1 a 5 estrellas. Un hotel perfecto para todos los tipos de viajeros de los más simples a los más pretenciosos, un hotel para todos los bolsillos.

El Lloyd Hotel se encuentra en la antigua Zona Portuaria Este de Ámsterdam. En la ciudad es muy conocido porque no es un hotel cualquiera y no sólo porque tiene habitaciones de 1 a 5 estrellas, sino porque también es un lugar con mucha historia. Fue abierto en el 1920 para hospedar los inmigrantes, se usó luego como un lugar de acogida para los refugiados, después como centro penitenciario juvenil y acabó siendo un taller de artistas. Finalmente en el 2011  se abrió como el hotel que conocemos hoy en día. Las obras de renovación duraron 8 años y participaron más de 40 diseñadores internacionales. Más que un hotel, podemos considerarlo casi una obra de arte moderno. El Lloyd Hotel cuenta con 117 habitaciones cada una de ella es única y cuando reservas solo puedes escoger la categoría de la habitación; hasta la llegada no sabes que habitación te tocará lo que es una buena sorpresa.Sala desayuno, Lloyd Hotel, Amsterdam

Cómo decíamos el hotel se encuentra en la antigua zona portuaria Este de Ámsterdam. Nos resultó muy cómoda puesto que se llega en unos 10 minutos con el tram número 26 desde la estación de Ámsterdam Central y el tram número 10 conecta el hotel con el centro de la ciudad y con la plaza de los Museos.

Llegamos a Ámsterdam tarde por la noche y desde el aeropuerto cogimos un tren hasta la estación de Ámsterdam Central y luego un tram hasta el Lloyd Hotel. Nada más entrar nos dimos cuenta que era un hotel totalmente diferente. Para conocer más a fondo el hotel y para hacer una experiencia completa decidimos alojarnos una noche en una habitación de 1 estrella y una noche en la habitación de 5 estrellas.

Las habitaciones

1 estrella

A la recepción nos dieron la llave de nuestra habitación y nos explicó dónde se encontraba el baño puesto que las habitaciones de 1 estrella tienen el baño en común. Subimos con el ascensor hasta nuestra planta y la primera cosa que pensamos viendo el pasillo fue “estamos en un hospital”. Al abrir la puerta de nuestra habitación tuvimos la confirmación de que los diseñadores de esta planta de verdad querían que nos sintiéramos un poco así.  La habitación tenía un toque de hospital decadente y antiguo.habitación de 1 estrella, Hotel Lloyd, Amsterdam

Sinceramente el primer impacto fue un poco raro pero, al final nos encantó pasar una noche en esta habitación un poco distinto de lo habitual. La habitación es muy limpia y cuenta con albornoces, 2 toallas por persona, champú y jabón. La cama es muy cómoda.Baño compartido, Hotel Lloyd, Amsterdam

5 estrellas

La segunda noche, la pasamos en una habitación de 5 estrellas, como cada una es única no sabíamos la que nos iba a tocar, pero nos hacia mucha ilusión ya que todas de la web parecían muy bonitas. Casi fue mejor no escogerla ya que no habríamos sabido cuál escoger.
Subimos a la sexta planta, y otra vez no llevamos una sorpresa, el pasillo de aquella que tenía que ser la planta “lujo” era gris, oscuro y no tenía nada, estaba hasta sin baldosas en el suelo. Incluso la puerta de la habitación era gris…. ¿se habían equivocado?
Muy tímidamente abrimos la puerta gris y pesada de la habitación, mientras nos sentimos un poco como Alicia en el país de las maravillas que descubre un mundo encantado detrás de la puerta.habitación de 5 estrellas, Hotel Lloyd, AmsterdamComo Alicia en el cuento, nosotros también descubrimos un mundo muy distinto detrás de aquella puerta. La habitación era mejor de lo que esperábamos; había una bañera enorme y lo mejor de todo un columpio. Vaya era una habitación romántica y al mismo tiempo infantil, no hace falta decir dos veces que Rachele enseguida se puso en el columpio mientras Gábor abría la maleta.Columpio en la habitación de 5 estrellas, Hotel Lloyd, Amsterdam

Restaurante

El moderno restaurante del Lloyd Hotel ofrece una carta con platos europeos y tenemos que reconocer que los precios son muy honestos. Nosotros estuvimos sólo dos días y no nos dio tiempo probarlo. Lo que probamos fueron los desayunos.Desayuno, Lloyd Hotel, Amsterdam

El desayuno cuenta con un gran buffet tanto de productos típicos locales como internacionales. En nuestra mesa no podía faltar el salmón y tampoco unas cuantas lonchas de queso Gouda. Una especialidad de la casa es el pastel de manzana, no puedes dejar de probarlo. El diseño de la sala es muy bonito con muchos detalles de decoración y muchas flores.Quesos en el desayuno, Lloyd Hotel, Amsterdam

Servicio

El servicio es muy atento, todo el personal está muy pendiente de tus necesidades y nos sentimos muy a gusto.

Nuestra estancia en el Lloyd Hotel fue toda una sorpresa y un gran descubrimiento. Si vas a ir a Ámsterdam es el hotel perfecto cualquiera sea tu presupuesto.

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!