Playa Ancón, el paraíso a un paso de Trinidad