Ushuaia, es la ciudad más austral del mundo, una ciudad que siempre teníamos muchas ganas de ver. Una ciudad aislada y lejana de todo con clima muy duro, pero con algunos espectáculos de naturaleza. Bosques densos, colores intensos que solo se ven en la Patagonia y vida salvaje típica de esta tierra hostil para sobrevivir. Aquí mientras te contamos cómo fueron nuestros días en la ciudad más austral, también te explicaremos todo lo que consideramos que tienes que ver y hacer en Ushuaia y sus alrededores.Qué ver y hacer en Ushuaia, Argentina | Ushuaia, fin del mundo

Qué ver y hacer en Ushuaia y sus alrededores

Visitar la ciudad de Ushuaia

Llegamos a Ushuaia el miércoles por la tarde, María y sus sobrinitos (Abril y Franco) nos estuvieron esperando en el aeropuerto con un cartel en la mano con nuestros nombres como en las películas. Nunca vamos a olvidar lo que nos contó luego, la conversación que tuvo con los sobrinos mientras nos esperaba. Los chicos le preguntaron a quiénes estaba esperando y ella les dijo que esperaba a sus amigos, los niños sin entender la cosa le preguntaron por qué llevaba un cartel con nuestros nombres si éramos sus amigos; ella les respondió que porque aún no nos conocía y los niños se quedaron un poco desorientados. Creemos que esta conversa resume el espíritu de María que nos ha impactado tanto durante estos días y por lo que nos sentimos muy emocionados al marchar. María es una abogada jubilada que dedica mucho tiempo de su vida a la mejora de este mundo. Lleva mucho tiempo luchando en el partido humanista por los derechos humanos, ante todo por los de las mujeres, que sabemos que en algunos países de Sudamérica el machismo y la violencia de género sigue siendo un problema muy grave.

La primera tarde que estuvimos en Ushuaia, María nos llevó al centro donde compramos los billetes de nuestra salida para Puerto Natales prevista para el sábado (en temporada alta los buses se llenan muy rápido) y luego nos llevó a un lugar cerca de la ciudad, donde pudimos contemplar una vista espectacular de la Bahía de Ushuaia y del Canal Beagle. En esta zona hicimos un paseo de una hora para entrar un poco en el bosque y ver algunas montañas nevadas. Después, fuimos a casa, María nos cocinó una cena bien rica y luego nos llevó a dar vueltas por Ushuaia, nos enseñó muchas cositas interesantes que seguramente no se podrían conocer siguiendo los itinerarios turísticos.

En la ciudad de Ushuaia no hay muchas cosas que ver, pero hay algunos museos a que merece la pena echarles un vistazo. El Museo del Presidio, el Museo Antártico y el Museo Marítimo todos se encuentran dentro de una antigua cárcel adonde anteriormente enviaban los presos más peligrosos del país.Qué ver y hacer en Ushuaia, Argentina | El puerto de Ushuaia

Excursión en barco por el Canal Beagle

El día siguiente, nos levantamos pronto, porque ya teníamos reservada nuestra excursión en barco por el Canal Beagle, una de las actividades por excelencia que hacer en Ushuaia. En esta excursión de 5 horas, fuimos a ver el faro “fin del mundo” de que hay que saber que no es el faro más austral que hay, pero igualmente nos hizo gracia. Vimos algunas islas en que viven los leones marinos, focas y cormoranes y luego la cumbre de la excursión fue la isla con los pingüinos. A pesar del viento fuerte que corría por el barco, nosotros lo pasamos como niños; ninguno de los dos habíamos visto antes leones marinos o pingüinos en su hábito natural. En el barco tuvimos otro encuentro con la hospitalidad argentina, nos pusimos a conversar con una señora muy maja de Buenos Aires que nos dejó su tarjeta y nos dijo que le llamáramos cuando volvamos a Buenos Aires y nos invitaría a comer para contribuir a nuestro año sabático.Viajar a Ushuaia, Argentina | Lobos marinos en el Canal BeagleQué hacer Ushuaia, Argentina | Pingüinos en la excursión por el Canal Beagle

Visitar el Parque Nacional de Tierra del Fuego

Por la tarde volvimos a casa y luego vino la mejor parte de nuestra estancia en Ushuaia. María nos llevó, con Carolina (una CS alemana que llegó aquel día a su casa) y los sobrinitos al Parque Nacional de Tierra del Fuego. Este parque es otro lugar que no te puedes perder y tienes que ver durante tu viaje a Ushuaia. El parque se encuentra muy cerca de Ushuaia y muestra algunos paisajes realmente espectaculares de la Patagonia. Bonitos lagos y lagunas de diferentes colores entre bosques de pino con montañas nevadas y el mar como fondo, animales salvajes (nosotros hemos visto castores, zorros y muchos pájaros) típicos de esta zona de la Patagonia. El parque es bastante grande, así que entre los lugares de interés se desplaza mejor en vehículo propio, pero también hay muchos senderos cortos y largos para los amantes de la naturaleza.

En Argentina se paga por visitar los parques naturales (una cosa que nos cuesta un poco entender), pero con María hemos pagado solo la entrada que corresponde a los argentinos, en vez de pagar el precio que normalmente pagan los extranjeros. Primero recorrimos el parque en coche parando en algunos sitios para dar algunos paseos por las zonas más interesantes del parque, hemos llegado hasta el fondo donde se acaba la ruta nacional 3 de Argentina que sale de Buenos Aires y recorre casi 4000 kilómetros. Aunque chismeaba un poco, fuimos al camping donde no había nadie, nos buscamos una parrilla que estaba relativamente protegida de la lluvia y nos pusimos a preparar un asado argentino con verduras, cocinamos las verduras, la carne, las salchichas que habíamos comprado y tuvimos una cena muy agradable, comimos como verdaderos Argentinos!!!!! Después de comer montamos las tiendas y nos acostamos contentos escuchando los cuentos que María contaba a Abril.

La mañana siguiente nos despertamos con un día soleado, conejos y pájaros estaban esperándonos al lado de nuestra tienda. Por la mañana hemos visitado a algunas lagunas hermosísimas que se encuentran por el parque, disfrutamos todo el día de la naturaleza y del buen tiempo. Pudimos ver muchos animales, hasta vimos un zorro cruzar la carretera. Hubo un incidente que ahora ya podemos contar con alegría, Abril se dio cuenta de haber perdido su aparato de dientes, así que para buscarlo volvimos a los lugares en que habíamos estado el día anterior y cuando casi habíamos perdido las esperanzas, por milagro Carolina lo encontró. Hicimos una excursión subiendo a un lugar de donde había unas vistas muy bonitas del parque y del Canal Beagle y luego nos buscamos un sitio con césped, en la orilla de un río pequeño para hacer un picnic con la comida que sobraba del día anterior. Todo el día tuvimos muchas conversas interesantes sobre Argentina y nuestros países, creemos que todos hemos aprendido mucho. Por la tarde, después de descansar un poco y preparar nuestras mochilas para la salida de hoy cocinamos, esta vez nosotros, y pasamos algunas horas charlando en la mesa. Nos despedimos de María y Carolina un poco tristes, pero ya sabíamos que hoy a las 7h30 nos tocaba estar en el centro para tomar el bus con dirección Chile. Esta mañana nos despertamos pronto para ir a tomar el bus en el centro y tuvimos una última buena experiencia. Estuvimos buscando pan para los bocadillos que queríamos llevar al viaje y todas las panaderías estaban aún cerradas, así fuimos a un bar-quiosco para preguntar si vendían pan. No vendían, pero viendo nuestras caras desesperadas, nos dieron del pan que tenían para preparar los bocadillos en el bar, además sin cobrarnos nada, a parte de la propina que les dimos como agradecimiento. Ushuaia siempre estará en nuestro corazón y María, esperamos volver a verte pronto!!!!Con Maria en el Parque Nacional Tierra del Fuego, Ushuaia, Argentina

Viaja a Argentina con un Operador Local y al mejor precio

5% de descuento reservando a través de Surfing the Planet



¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!