Ya estamos en Argentina y hemos pasado de un frío de perros con nieve hasta los tobillos al calor húmedo veraniego. Pero vamos paso a paso.

Primer destino: Londres!

El sábado nos levantamos ya mucho antes de que sonara el despertador  con mucha ansiedad, después de habernos despedido de la ciudad y los amigos, ya teníamos muchas ganas de empezar nuestro viaje. Pareció que Cataluña no quería dejarnos marchar, cuando llegamos al aeropuerto acompañados por nuestro amigo Carles, encontramos la sorpresa: nuestro avión iba a salir con retraso, lo que luego se convirtió en dos horas. Ningún problema,  como habíamos decidido que nos tomaríamos este viaje con calma y aceptaríamos lo que viene, no nos importó mucho lo del retraso al contrario nos dio la oportunidad de charlar un buen rato con Carles. Después de despedirnos de Carles con un gran abrazo, subimos al avión hacía Londres y la verdad es que no fue el vuelo más agradable  de nuestra vida: en algunos momentos el avión pareció ser una centrifuga gracias a las turbulencia.

Londres nos ha recibido con un cielo que nos avisaba claramente de que tenía ganas de nevar. Así después de haber cogido (una palabra estos días ya estamos quitando de nuestro diccionario para evitar los malentendidosJ) buses y metros, solo empezó a nevar justo cuando llegamos a casa de Cristina (una amiga de Rachele conocida durante su máster) ¡¡¡¡Qué suerte!!!!  hemos tenido, porque nevó durante toda la noche y por la mañana ya nos despertamos con 15 cm de nieve.

Los medios de transporte público no funcionaban y la mayoría de los vuelos para aquel día fueron cancelados.  Por suerte el nuestro salía el lunes, así pasamos el domingo en casa con Nicolas y el pequeño Demetrios, aprovechando el día para cocinar una carbonara para almorzar,  una lasaña  para la cena y jugar con el pequeño Demetrios, un niño super mono que regala sonrisas a todo el mundo!!!! No nevó en todo el domingo, pero igualmente el lunes,  miramos fuera por la ventana un poco preocupados, y  averiguamos  la página web de British Airways; nuestro vuelo iba salir sin problemas. Después de despedirnos de  Cristina, Nicolas y Demetrios, ya fuimos a Heathrow parando a saludar Maria (la “abuela” inglesa de Rachele). Llegó el momento de empezar el viaje de verdad y con un poco de emoción nos despedimos de nuestro querido viejo continente……

Propera parada Buenos Aires

Al cabo de 14 horas y media de viaje que pasó bastante más rápido de lo que habíamos esperado llegamos a la capital de Argentina. En el vuelo hubo algunos momentos graciosos, como por ejemplo el azafato que nos tomó el pelo gracias a la idea de Gábor de ir juntos al baño a lavarnos los dientes  y el azafato dijo a Rachele: “No sex in the toilet”J Luego en el vuelo encontramos un grupo de estudiantes y profes muy majos y cuando les explicamos que habíamos leído que en Buenos Aires es difícil conseguir monedas para el colectivo  (autobús) y les preguntamos si ellos podían darnos consejos sobre cómo conseguirlas ya que teníamos que tomar el autobús para ir al centro,  ellos nos dijeron que no teníamos que preocuparnos y nos dieron monedas para que pudiésemos comprar 2 billetes del bus número 8 que va desde el aeropuerto de Eziza hasta Buenos Aires centro. No es que vamos por el mundo pidiendo dinero a la gente J, pero su amabilidad nos dio una gran ayuda.

Buenos Aires nos recibió con un cielo bastante nublado pero tardó muy poco en despejarse y salió un sol magnífico, así que pasamos desde los 0 grados de Londres a los 34 de Buenos Aires que además con la humedad, parecía estar a cuarenta grados.

La única cosa de verdad un poco desagradable fue que hicimos una cola de 2 horas para el control de pasaporte, pero luego al subirnos al bus que tenía pinta de algún bus húngaro de los años setentaJ ya nos sentimos muy contentos. Al cabo de casi dos horas de viaje, que se nos pasó rápido porque estuvimos disfrutando de mirar por la ventana primero el paisaje de las afueras y luego las calles del centro con mucha vida, llegamos a la oficina de Estela, una chica de Buenos Aires que hemos conocido a través de Roberto, un amigo italiano que vive en Barcelona. No solo ella, sino sus colegas nos recibieron con mucho cariño, hasta nos trajeron una bandeja de fruta fresca. Después de haber hablado un poco con  Estela, y haber escuchado sus consejos sobre lo que hay que ver en Buenos Aires, salimos para descubrir nuestra primera ciudad sudamericana. La verdad es que ya sabíamos que por el cansancio no era día para hacer mucho turismo, y después de comer unas hamburguesas buenísimas en un parque, fuimos a Puerto Madero, encontramos un banco en la sombra para relajarnos y allí nos quedamos 2 horitas. Estábamos súper cansados del viaje y Rachele encima aún tenía manga larga y hacía mucho calor con mucha humedad.  El único sitio que visitamos fue  Plaza de Mayo y la casa Rosada, luego volvimos a la oficina de Estela y con ella fuimos a casa. Ya teníamos la apariencia de viajeros y nuestro olor era el testigo……. En casa de Estela nos duchamos y fuimos a buscar aire fresquito en el centro comercial cerca de casa, cenamos allí. Al final de la cena nos cayó encima un chubasco de verano y después de una conversa agradable nuestro primer día se concluyó con un sueño muy profundo. Ahora Ushuaia, ¡“el fin del mundo” nos espera!, pero después de las primeras impresiones, también esperamos nuestra vuelta a Buenos Aires para conocerla mejor.

Te ayudamos a ahorrar en tu viaje

– ZZZ… RESERVA TU HOTEL – encuentra alojamiento al mejor precio.

– Te regalamos 25€ EN TU PRIMERA RESERVA CON AIRBNB – encuentra el anfitrión perfecto

– WOW… EXCURSIONES, VISITAS GUIADAS BARATAS y ENTRADAS SIN COLA – organiza tus visitas antes del viaje para ahorrarte colas y estrés.

– AUCH… SEGURO DE VIAJES CON 5% DE DESCUENTO – el seguro de los blogueros.

– OOOOH… LAS MEJORES GUÍAS – tu guía de viaje en libro o en formato e-book.

– FLYYY… Busca tu VUELO MÁS BARATO.

– BRUM BRUM… ALQUILA UN COCHE BARATO PARA TU VIAJE – encuentra el coche para ti entre varias compañías.