A quien le guste viajar como a nosotros, conocer idiomas extranjeros es algo indispensable. Como mínimo tenemos que saber hablar inglés y y cuanto mejor lo sepamos hablar más podremos disfrutar del viaje.

Hemos definido las que para nosotros son las ventajas de hablar un idioma extranjero mientras uno viaja. En total son 6:

Conectar con los locales y entender su cultura

Para nosotros la prioridad número 1 cuando viajamos es conectar con las personas locales y entender un poco de su cultura. Obviamente eso no siempre es fácil, ya que es impensable que podamos hablar todos los idiomas de los países adonde viajamos. Por eso intentaremos apañarnos con los idiomas que sabemos. El primero que debemos dominar es el inglés, que es el idioma que probablemente más te ayudará en casi cualquier destino, excepto en Latinoamérica; pero allí nosotros “castellano hablantes” estamos cubiertos 😉

Además del inglés es muy importante que aprendas alguna frase en el idioma local, por ejemplo cómo se saluda, cómo preguntar el nombre de alguien, etc. Todo eso te permitirá acercarte a las personas locales, que les des confianza y también que cuando te contestan y tú no entiendes nada y no se rían de ti. Cómo mínimo les sacarás una sonrisa.

Para que veas lo que se puede conseguir con 2 palabras te contamos esta anécdota: en Laos solo sabíamos dos palabras y fíjate, gracias a estas dos palabras hemos podido hasta participar en una boda. Si te pica la curiosidad, este es nuestro relato de aquellos días en el Bolaven Plateau.

Lao Wedding

A que no te timen

Decir algunas palabras en el idioma local es también muy importante para que no te timen, o como mínimo te timen menos. En muchos países tú, turista, eres un billete de euros o dólares (lo que prefieras) que camina y por defecto muchos querrán sacar algún provecho de ti. Si hablas un poco el idioma local, incluso sólo algunas frases, te verán más cercano, te respetarán más y de consecuencia tendrán menos ganas de timarte. Si eso todavía no es suficiente y te quieren timar igualmente, podrás decirles con todo respeto: “Eh! ¡Amigo que no soy tonto, este es un precio demasiado alto y punto!” A nosotros nos pasó muchísimas veces en Sudamérica e incluso en el Sudeste Asiático, pero con el castellano o el inglés siempre hemos podido contestar a todo. No digo que nunca nos hayan timado, obviamente sí que nos ha pasado, pero bueno, menos veces de las que podrían haber sido. Recordamos muy bien aquella vez que en la frontera entre Laos y Camboya que querían hacernos pagar de nuevo por un visado que ya teníamos. Se lo explicamos al oficial de la frontera que igual quería cobrarnos. Con un poco de valor, y cruzando dedos para que no nos llevará a la cárcel, se lo repetimos muy educadamente unas cuantas veces usando las dos palabritas mágicas que sabíamos en camboyano y el resto en inglés, hasta que finalmente se cansó de nosotros y nos dejó ir sin que volviéramos a tener que pagar.

Ligar

¿Recuerdas la famosa frase “Lo que pasa en xxx se queda en xxxx”? ¿Cómo te va a pasar algo en algún lugar si no hablas ningún idioma extranjero? Así que podemos concluir que hablar un idioma extranjero abre muchas puertas, incluso la posibilidad de tener una aventura que nunca se sabe cómo acabará. Mira nosotros dos como hemos acabado y todo porque nos conocimos cuando ya ambos hablábamos castellano. Y si nosotros no te gustamos como ejemplo, que sepas que una vez nos vino a ver una amiga en Barcelona y en el camino desde el aeropuerto a nuestra casa se puso a hablar con un chico con el que luego tuvo una bonita historia. Vaya, ¡todo por saber hablar un poco de inglés! Así que no pierdas oportunidades por no hablar ningún idioma.

Sposi a Venezia| Blog di viaggio

Hacer nuevas amistades

Al igual que saber un idioma nos permite ligar, también nos permite hacer nuevas amistades. ¡Hombre! No se va por el mundo buscando flirteos, peeeero sí se va buscando amistades. Pero para hacer nuevas amistades de algo tendrás que hablar, ¿no?

En nuestros viajes hemos compartido experiencias muy bonitas y hemos hecho amistades muy duraderas que perduran hoy en día a miles de kilómetros de distancia. Menos mal que han inventado Facebook y otros canales de comunicación para estar en contacto. Y a veces pasa que con tanto chatear en Facebook o Whatsapp después de 4 años los caminos se vuelven a cruzar y tienes la idea de hacer tonterías como estos tipos de fotomontajes con fotografías de hace 4 años y de ahora.

Con amigos argentinos antes y ahora

Encontrar trabajo en el lugar donde viajas

Muchos viajeros viajan sin fecha de vuelta y para financiarse el viaje, paran, trabajan un poco y siguen adelante. Hay muchos tipos de trabajo que pueden hacer, pero los más comunes son trabajar en hostales u hoteles y restaurantes donde acuden los turistas. Ya entenderás que para eso es imprescindible saber hablar por lo menos 2 idiomas extranjeros además del tuyo. Nosotros aconsejamos el inglés y el francés.

Te hace más atractivo y das más confianza

Al igual que sabiendo el idioma local o un idioma extranjero te respetan más, también tenemos que decir que generas mucha confianza en aquellos viajeros locos que te, encuentras en el camino y que se han aventurado sin hablar casi nada, ni siquiera de inglés. Esto a veces puede tener su desventaja ya que esta gente cuando te conoce, te ven como su salvación y se apegan a ti como si fueran sanguijuelas. Estos tipos son bastante pesados porque te usan como si fueras su guía turístico privado y te hacen hacer todo a ti mientras ellos disfrutan de su viaje. Por suerte no hemos encontrado muchos de estos personajes, pero sí que alguno tarde o temprano te toca.

Bueno, y después de haberte comido el coco con el hecho que si te gusta viajar y no sabes bien por lo menos el inglés es el momento de que te des prisa y lo aprendas.