Llegamos a Fez sobre las 18, que como en España es la hora punta, había un tráfico alucinante y se avanzaba muy despacito. Nos miramos en los ojos y la primera cosa que pensamos fue “¿hemos hecho bien venir hasta aquí?” es también de reconocer que llevábamos unas ocho horas de viaje en coche y estábamos bastante cansados.
Llegamos por fin al punto de encuentro con la persona que nos habría acompañado a nuestra pequeña isla de paz en Fez; el Dar Seffarine. Como verás, el lugar perfecto donde dormir en Fez.

Techo de cristal, Dar Seffarine, Fez

Entramos en la Medina de Fez por la puerta de la plaza Rcif, anduvimos por las estrechas callejuelas muy ajetreadas y llenas de locales, turistas, grupos con guías y tiendas de artesanos. Cruzamos un pequeño puente, pasamos por la plaza Seffarine, dos callejuelas más, entramos por una puerta y…. paz y ¡wow! nos quedamos asombrados por nuestro dar (dar en árabe significa casa).

Otra vez nos miramos y nos preguntamos: “con cientos de alojamientos (hoteles, dars y riads) que hay en Fez, cómo pudimos escoger tan tan bien?” Un poco, lo sabemos, cuando viajamos tenemos bastante suerte y un poco ha sido gracias a la buena investigación que hicimos. Como siempre, esta vez también buscábamos un lugar que tuviera una gran personalidad, que fuera algo poco común y nada masivo. Y el Dar Seffarine parecía reunir todas estas características que buscamos en lo que nos gusta llamar hotel boutique o en este caso, mejor, Dar Boutique.Donde dormir en Fez | Patio de noche, Dar Seffarine, Fez

El Dar Seffarine se encuentra en una posición inmejorable en plena medina, muy cerca de la plaza Seffarine y de todos los principales puntos de interés que hay que ver en Fez. Es un lugar con mucho estilo donde cada detalle te cuenta su larga historia. El edificio tiene más de 600 años de historia y es una obra maestra de la arquitectura morisca. Decimos que se nota que Alli, el dueño y el arquitecto que efectuó la restauración del edificio, sabe hacer su trabajo; primero por haber escogido este lugar y luego por cómo lo ha restaurado. Antiguamente el Dar Seffarine era una casa familiar cuyo ambiente principal era el patio cuadrado y todos los cuartos estaban hechos a “espejo”. Eso quiere decir que en la planta inferior había un salón y en frente al otro lado del patio había otro salón. Donde había una habitación al otro lado del patio en frente a esta había otra habitación.  Al principio solamente la planta superior era la planta dedicada a las habitaciones pero con los años y como se hizo más grande la familia, (los chicos una vez casados se quedaban en casa con los padres) también dos de los cuartos de la planta baja se transformaron en habitaciones.

Alli tardó 3 años en restaurar el edificio entero que ha quedado hasta mejor que en su origen tanto que hoy en día es a la vez uno de los mejores ejemplos de la arquitectura tradicional, patrimonio de la ciudad y un lugar perfecto donde dormir en Fez.Ventana grande, Dar Seffarine, Fez

El patio

El patio ya no es abierto como en su origen, sino es un patio cerrado con un cristal arriba para que entre mucha luz y para evitar que la lluvia y el sol dañen las paredes de este maravilloso edificio. Las puertas de cedro pintado de 4 metros de alto y las columnas decoradas con yesería talladas que lo rodean te hacen sentir muy pequeño y al mismo tiempo te quedas boquiabierto delante de semejante belleza. Qué más decirte, tiene el privilegio de ser un edificio que no tiene nada que envidiarle a las bonitas medersas de Fez.Patio de dia, Dar Seffarine, Fez

El salón

Sería mejor decir los salones ya que se siguió la distribución original y hay dos salones uno en frente al otro. Uno de los dos es bastante simple pero muy cuidado con unos sillones para que te puedas conectar al wifi, el otro es grande decorado con estas luces que tanto nos encantan, estas luces típicas marroquíes que crean maravillosos dibujos en la paredes. Este salón es el lugar perfecto para sentarse a leer un libro o simplemente a observar su belleza.

La cocina

Estarás pensando: “¿la cocina me presentan estos dos?” Sí, te la presentamos porque es un lugar adonde se puede acceder sin problemas. Donde verás cómo cocinan, cómo preparan el desayuno: no hay nada que se oculta en el Dar Seffarine, hasta la cocina con sus muebles de madera y su nevera antigua es una maravilla.Cocina, Dar Seffarine, Fez

El pasaje secreto

Antes la cocina, y ahora se inventan ¿un pasaje secreto? No lo estamos inventado, hay de verdad y en realidad tampoco es uno; son dos los pasajes secretos uno en cada lado de la planta que quedan en medio entre la planta superior y inferior. Si no sabes que están allí, cuando subas a la primera planta no los vas a notar. Son dos pequeños pasajes que dan a unas pequeñas terrazas también ocultas que dan al patio principal. Estás dos pequeñas terrazas se hicieron para que las mujeres pudieran ver en todo momento lo que pasaba en el patio y quiénes eran los huéspedes que estaban  en su casa. En aquella época los hombres no podían ver a las mujeres, pero ellas sí que podían ver a ellos.

La terraza

No podía faltar la terraza con una vista espectacular de la medina de Fez que personalmente disfrutamos tanto de día como de noche. La puesta de sol y las luces de la medina de aquí se ven de maravilla y es el lugar ideal donde sentarse y relajarse.Vista terraza, Dar Seffarine, Fez

La habitaciones

En total hay 6 habitaciones en el Dar Seffarine, 4 en la planta superior y dos en la planta inferior. Hemos visto varias y todas son maravillosas. Lo que captura la atención del visitador son sus suelos originales, sus techos de madera de cedro y sus enormes ventanas y puertas decoradas que dan al patio interior; estas también originales. Los muebles son muy sobrios y discretos para no distraer el visitador de sus características arquitectónicas.Cama, Dar Seffarine, Fez

Nuestra habitación era espectacular y las enormes ventanas que dan al patio interior le dan un toque mágico. Nos sentimos de verdad como casi dentro de un edificio de aquellos que se suelen visitar los turistas y nos sentimos realmente afortunados de poder pasar una noche en este maravilloso alojamiento.Habitación, Dar Seffarine, Fez

Desayuno y cena

Una cosa que nos encantó tanto durante el desayuno como durante la cena y; lo que no esperábamos encontrar, es que en el Dar Seffarine se come juntos alrededor de una mesa grande. Es como estar en familia y al final conoces a todos los ocupantes de las 6 habitaciones del hotel, tanto que en el  momento de marchar te da mucha pena.
Desayunando y cenando todos juntos se crean unas relaciones muy bonitas y se comparte muchas experiencia de viaje y de vida. ¡Una idea perfecta!
El desayuno es de los mejores desayunos que hemos visto; una mesa llena de fruta fresca, yogures, zumos pan y todo lo que puedas imaginar de una calidad espectacular.Desayuno, Dar Seffarine, FezSi el desayuno es espectacular la cena lo es aún más. Cuando escuchamos a los huéspedes decir que aquí comieron su mejor cena de Marruecos, pensamos primero que estaban exagerando, ya que todo te parece ser lo mejor cuando estás contento. Pero después de haberla probado tenemos que decir que de verdad tenían razón. Solo te decimos que Gábor aún sueña con la cena del Dar Seffarine. Típicos sabores marroquíes con comida de muy alta calidad muy difícil de describir con palabras. Si vas a Fez y por alguna razón no puedes alojar al Dar Seffarine te aconsejamos que les llames y reserves una plaza para cenar aquí porque será la mejor cena que tendrás en todo Marruecos.Cena, Dar Seffarine, Fez

Servicio

Que decir del servicio; Alli, Kate y todo el personal son super amables, te ayudan en cualquier cosa y hacen que te sientas como en casa. Siempre dicen que los huéspedes hacen brillar la casa “you shine de house” aunque la verdad es que la casa brilla por sí sola. Si vas a Fez no puedes dejar de alojarte en el Dar Seffarine este lugar donde reinan paz, tranquilidad y belleza.

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!