La isla de Malapascua, es una de nuestras favoritas del mundo, Malapascua es una isla pequeña cerca de la punta de Cebú en Filipinas y es famosa ante todo entre los buceadores, ya que aquí se puede nadar con los famosos tiburones zorro. Sin embargo como vas a poder comprobar, esta isla es mucho más que una isla para bucear con los tiburones zorro, por lo tanto si viajas a Filipinas, no puedes perderte la isla de Malapascua.

Bounty Beach, la playa principal de Malapascua

Malapasuca nos encantó desde el principio, en la playa principal “Bounty Beach” que es una playa larga de arena blanca se encuentran todos los centros de buceo y los resorts, con bastantes turistas. Sin embargo la playa es grande y no tendrás problemas de encontrar algún rinconcito tranquilo.

Bucear con tiburón zorro en Malapascua

En los centros de buceo podrás contratar las excursiones, entre ellos la famosa excursión para bucear con el tiburón zorro. Este tiburón tiene la peculiaridad de vivir a mucha profundidad, pero cada mañana se asciende a más o menos 30 metros. Por esta razón se realizan las salidas muy pronto por la mañana a Monad Shoal, donde casi siempre se puede nadar con este animal fascinante, el tiburón zorro.

Dónde dormir en Malapascua

Si se va un poco hacia el interior de la isla de Malapascua, los guiris desaparecen y se ve la verdadera Malapascua. Hay varios pueblos filipinos auténticos donde a la gente poco le importa lo que pasa en la parte turística de la isla. Nos alojamos en el pueblo de Logon en una guesthouse que tenía unos dueños muy majos que además nos dieron la habitación por muy buen precio. De nuestra terraza pudimos contemplar la vida de los isleños, los vecinos que cocinaban, la chica que subía al árbol para recoger un par de papayas, las personas que se duchaban al aire libre, la chica que canta maravillosamente o los niños que corrían arriba y abajo en toda libertad.

La bahía con el faro

El primer día por la tarde después de hacer una siesta larga, fuimos a descubrir la isla. Pasamos por pueblos pequeños donde la gente nos saludaba con una gran sonrisa y un poco sorprendida (pocos turistas se dirigen a este lado de la isla) y bueno, una novedad en Filipinas comparando con el resto de los países de Asia que hemos visitado es que aquí el inglés es idioma co-oficial y aunque mucha gente solo lo habla poco, es mucho más fácil ponerse a conversar con la gente y ante todo con los niños cuya mayoría sabe algo de inglés. Una chica con su sonrisa tímida, nos acompañó a la colina del faro y luego también pasamos por la bahía del faro (Lighthouse Bay) donde había muchos barcos de pescadores y niños jugando en el agua.

Malapascua, más que bucear con tiburón zorro | Viajar a Filipinas

Nuestra playa favorita en Malapascua

Siguiendo el camino por el interior, cruzamos otro pueblo y en un momento llegamos a una playa donde nos quedamos boquiabiertas. Una playa de arena blanca, agua cristalina con fondo blanco y sin nadie, la playa de Daqui, como la llamaban los locales!!

Playa de Arena blanca, Malapascua, Filipinas

Ya era tarde, pero hemos decidido que aquí volveríamos y de hecho este lugar ha sido nuestro rincón de paraíso durante los siguientes días donde a parte de los niños locales que venían a darse un baño, a charlar y divertirse con nosotros, muchas veces estábamos solos y en general había muy poca gente.

Playa en solitario, Malapascua, Filipinas

En esta playa nos hemos bañado muchas veces, también hemos hecho algo de snorkel y aunque no había gran coral (cuando fuimos más dentro, allí si que había coral y peces también) encontramos muchas estrellas de mar de color rojo-naranja y negro que aún no habíamos visto.

Estrella del mar, Malapascua, Filipinas

Nos relajamos mucho aquí disfrutando de la tranquilidad de esta playa increíble y jugando con los niños en el agua (también les regalaremos algunas pulseritas). La verdad es que viajar a Filipinas y no ver esta playa es una verdadera lástima.
Niños en el agua, Malapascua, Filipinas

Dónde comer en Malapascua

Para comer, algunas veces hemos ido a los pequeños puestecitos del pueblo que tienen ollas con diferentes comidas típicas de Filipinas y son muy baratos. Por el desayuno y la cena hemos ido siempre al Gin-Gin Restaurant que nos ganó el corazón con su curry de pescado con leche de coco y sus pancakes increíbles con chocolate y banana o con mango.

La vida local en Malapascua

Una cosa que no sabíamos del país que aquí el deporte número uno es el baloncesto (a lo mejor por ser un pais de miles de islas, en el fútbol la pelota siempre acabaría en el agua, jaja), hay una cancha de básquet en cada pueblo y una canasta en muchos patios también. Viendo la habilidad de los chicos más grandes, Gábor se atrevió a jugar un rato solo con unos niños (los más grandes le daban miedo jajaja) y se divirtió un montón con ellos.
Pueblo local, Malapascua, Filipinas

Hemos viajado a las Filipinas para conocer un poco el país y visitar a varios lugares, pero la verdad es que no nos habría molestado para nada tirarnos en Malapascua para una semana más simplemente disfrutando de nuestro rincón solitario de playa, la buena comida y la amabilidad de los locales. Malapascua será el mejor lugar para bucear con el tiburón zorro, pero para nosotros será uno de los paraísos más hermosos de este mundo. Aquí volveremos algún día de vacaciones!!!!

Felicidad, Malapascua, Filipinas

icono informacion

 

Más información sobre Filipinas:

 

–  Guía para viajar a Filipinas

–  Qué ver en Filipinas en 15 días

Empieza a organziar tu viaje_banner

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!