Sin duda la parte más esperada de nuestro viaje por Marruecos fue la ruta de 3 días en 4×4 que hicimos saliendo de Marrakech y terminando en Fez, cruzando el Atlas y pasando una noche en el desierto Erg Chebbi al lado de Merzouga (muchos se refieren al desierto con el nombre de este pueblo, la base principal de donde descubrir el desierto). Hemos estado en varios desiertos durante nuestros viajes y aunque el desierto Erg Chebbi no es de los más grandes que hemos visto, tiene una magia especial con sus dunas altas, su color dorado al atardecer y sus noches llenas de estrellas en el cielo. Aquí te contaremos nuestra experiencia de la excursión de 3 días al desierto de Merzouga.Excursion de 3 días al Desierto de Merzouga | Viajar a Marruecos

Día 1 – Excursión de 3 días al desierto de Merzouga: Marrakech – Garganta del Dades

Pronto por la mañana nos vino a buscar en nuestro riad nuestro guía/conductor Youssef y empezamos nuestra ruta de 3 días al desierto de Merzouga. En el 4×4 éramos solo nosotros y Youssef que habla muy bien en castellano y la verdad es que desde el primer momento nos sentimos muy a gusto con él. En la primera parte del viaje hemos atravesado la cordillera del Atlas y flipamos cómo cambiaba el paisaje y el color de las montañas. No imaginábamos ver tantos colores y paramos muy a menudo a sacar fotos. En esta zona vimos también muchos pueblos típicos de los bereberes que son los autóctonos de esta parte de Marruecos.Pueblo bereber, Atlas, Marruecos

Pasamos por el punto más alto en nuestra ruta por la cordillera del Atlas, el paso Tizi N’Tichka, situado a 2260 metros. Las vistas desde arriba con las curvas de la carretera son vertiginosas.Carretera en el Atlas, Marruecos

Más o menos a la hora de comer llegamos a uno de los lugares más esperados de nuestra excursión, al Ait Ben Haddou, una kasbah que significa ciudad fortificada. Ait Ben Haddou ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en sus calles se grabaron escenas de muchas películas famosas (Lawrence de Arabia, Gladiador, Juego de Tronos, etc.). En esta kasbah hoy en día, todavía viven 4 familias y aunque es un lugar muy turístico, merece la pena dedicarle tiempo.Ait Ben Haddou, Marruecos

Después de comer continuamos la ruta por un camino donde no pasan muchos turistas, un camino al que se refieren como la ruta de mil kasbahs. Aquí hemos visto muchas kasbahs abandonadas, todas construidas de adobe; recuerdos de una época ya pasada. Al final llegamos a otra kasbah impresionante, la Kasbah Amridil, una fortificación maravillosa del siglo XVII que hoy en día podrás reconocer en el billete de 50 Dirhams marroquíes.Kasbah Amridil, Excursión a Marruecos

Hemos atravesado el Palmeral de Skoura que es como una oasis con muchas palmeras y luego como última parada del día paramos a sacar fotos en el Valle de las Rosas que es famoso por su festival de flores que organizan cada año en el mes de mayo.

Terminamos el primer día de nuestra ruta por Marruecos de 3 días, al desierto en la Garganta del Dades donde nos alojamos por la noche en Tiwafen Dades, un alojamiento sencillo, pero correcto con vistas muy bonitas.

Día 2 – Excursión de 3 días al desierto de Merzouga: Garganta del Dades – Merzouga

Continuamos nuestra ruta al desierto de Merzouga pronto por la mañana y nos adentramos en la Garganta del Dades donde paramos en varios miradores para contemplar las bonitas formaciones de roca que se ven en la orilla del río.  La formación que nos pareció especialmente impresionante es conocido como “Dedos de Mono” y a nosotros nos recordaron un poco las rocas de Monsterrat en Cataluña.Gargantas del Dades, Marruecos

Dejamos atrás la zona de Dades y después de llegar a una zona bastante desértica otra vez nos desviamos del camino clásico que siguen la mayoría de los turistas y cruzamos el desierto por una carretera no asfaltada. Aquí no había nada especial, pero nos encontramos con un bereber nómada que cruzaba el desierto con sus dromedarios. Él nos miraba con curiosidad sin molestarse demasiado; fue uno de estos momentos mágicos de nuestro viaje.

Nuestro camino volvió a subir y llegamos a otro mirador donde pudimos contemplar unas visitas espectaculares. Estábamos encima de la ciudad de Tinghir donde queda el conjunto de casas donde originalmente vivía la comunidad judía, que han sido abandonadas hace tiempo.

Pronto llegamos a otro plato fuerte del día, las Gargantas del Todra. Nos sentimos muy pequeños entre estas paredes verticales de roca que se levantan en ambos lados del río Torda. Es una zona donde se concentran los vehículos turísticos y además como era de fin de semana, habían muchos locales que hacían picnic en la orilla del río. Por esa razón no fue fácil disfrutar del encanto de la naturaleza y de hecho pronto seguimos adelante para llegar lo antes posible al desierto de Merzouga.Gargantas del Todra, Marruecos

Después de comer ya solo hicimos unas paradas cortitas ya que teníamos muchas ganas de ver las dunas de arena que se encuentran en el desierto de Merzouga. A medida que nos acercábamos al desierto, estábamos más ansiosos por llegar y poder tocarlas con nuestras manos.

Llegamos a Merzouga donde conocimos a otros dos miembros de la agencia familiar (son todos hermanos) con la que hicimos el viaje, Mustafa que se ocupa del contacto con los clientes y Aziz que luego fue nuestro guía en el desierto.

Por la tarde bastante antes de la puesta del sol, llegó por fin el momento más esperado de nuestra excursión de 3 días al desierto de Merzouga. Subimos a los dromedarios que nos iban a llevar al campamento en medio del desierto. Al principio nos costó acomodar encima de estos simpáticos animales, pero pronto nos acostumbramos y disfrutamos de la ruta hacia el campamento. Estábamos muy contentos de estar rodeados por las altas dunas de arena y nos encantó ver como nuestras sombras avanzaban.Dromedarios, Desierto de Merzouga, Marruecos

Dejamos nuestros dromedarios y a la hora del atardecer subimos a una de las dunas más altas y aunque el sol se escondió detrás de las nubes, disfrutamos de los colores espectaculares, del silencio y de la paz infinita. Gábor se vistió de bereber y todos los locales le dijeron que se podía confundir con uno de ellos. Atardecer, Desierto de Merzouga, Marruecos

Después de la puesta del sol, nos acercamos al campamento donde estaban nuestras jaimas. Unas tiendas que a pesar de no ser de la categoría lujo estaban súper bien con una cama grande y cómoda, ducha y baño muy limpios. Cuando anocheció por completo, los chicos del campamento encendieron muchas velas que marcaban el pasillo entre las jaimas “dormitorios” y la principal la jaimas “comedor”. Aquí comimos el mejor tajine (con cordero y verduras) de todo el viaje. Por suerte la temporada de semana santa se había acabado y éramos solo 4 gatos en el campamento, así que pudimos disfrutar de la magia del lugar en tranquilidad total. Después de la cena nos tumbamos a mirar las miles de estrellas en el cielo, fueron momentos realmente mágicos.

Acampamiento con Jaima, Desierto de Merzouga, Marruecos

Día 3 – Excursión de 3 días al desierto de Merzouga: Merzouga – Fez

En el último día de nuestra excursión nos levantamos muy pronto para ver el amanecer. No hemos tenido mucha suerte, porque el sol se escondía detrás de las nubes, pero el color del desierto a esta hora era algo mágico. Hemos paseado un buen rato entre las dunas, Gábor incluso se puso en la cabeza un par de veces, no se podría encontrar un lugar más espectacular para hacer un poco de práctica de yoga.Yoga, Desierto de Merzouga, Marruecos

Volvimos al campamento a desayunar y luego subimos a nuestros dromedarios y fuimos de vuelta a Merzouga. Nos despedimos del desierto Erg Chebbi con ganas de volver un día y quizás pasar un poco más de tiempo allí disfrutando de su atmósfera única.Amanecer, Desierto de Merzouga, Marruecos

En Merzouga hemos vuelto a cambiar de “vehículo”, del dromedario al 4×4 y continuamos el viaje hacia Fez. Este día nos esperaban muchos kilómetros de viaje hasta Fez y menos tiempo para hacer paradas, pero igualmente quedaban algunos lugares bonitos que ver.

Paramos en un mirador del Valle de Ziz, un valle inmenso rodeado de cañones donde se puede contemplar un palmeral infinito. Esta zona es muy árida con rocas de color rojizo que dominan el paisaje.Valle de Ziz, Marruecos

Después de pocos kilómetros, cuando llegamos al Atlas Medio, el paisaje volvió a cambiar de nuevo y nos pareció estar en los Pirineos. Un paisaje alpino y verde con bosques de pinos, no conocíamos previamente esta cara de Marruecos. Es una zona bastante rica del país, la ciudad de Ifrane por ejemplo se conoce como la Suiza marroquí y la verdad es que viendo las casas uno no pensaría estar en Marruecos.Atlas Medio, Marruecos

Por la tarde después de unas 8 horas de viaje hemos llegado a Fez.

La ruta de 3 días al desierto de Merzouga ha sido una fantástica experiencia. Los tres días hemos visto cosas maravillosas que no pensábamos ver en Marruecos.  Entre ellos  paisajes muy variados, miles de kashbahs entre ríos y montañas y la guinda del viaje fue la noche que hemos pasado en el desierto.

La excursión la hemos realizado con el tour privado de la empresa Desert Morocco Trips. Es una empresa familiar de unos hermanos y la verdad es que hacen las cosas muy bien y con criterio. Estuvimos muy contentos de su servicio, ya que se respetó por completo el programa previsto del viaje, los alojamientos estaban bien y además lo pasamos genial con nuestro guía/conductor que fue un agradable compañero de viaje.

Informaciones útiles.

Cuándo hacer la ruta al desierto de Merzouga

La excursión se puede realizar en cualquier época del año, pero hay épocas mucho mejores que otras. En verano hace demasiado calor en el desierto y en realidad poco turistas se atreven ir en aquella época. En invierno por la noche hace mucho frío en el desierto, pero solo hay que abrigarse bien. Sin embargo, la ruta incluye muchos pasos de montaña que en invierno pueden encontrarse cerrados por nieve. La mejor época de hacer este tour al desierto de Merzouga es en primavera o en otoño.

Cómo elegir tu excursión al desierto de Merzouga

Tanto en Marrakech como en Fez hay muchas agencias de viaje que organizan estos tours. Hay variantes de 3, 4 o más días para hacer el viaje. La oferta más amplia se encuentra en Marrakech donde hay cientos de agencias que ofrecen el mismo tour.

Tipos de excursiones:

Tours privados. Viajes privados en 4×4 (como la que hicimos nosotros) donde el conductor y su 4×4 está a tu disponibilidad para hacer la ruta como quieras tú. Puedes elegir si partes de Marrakech y regresas allí o terminas el viaje en Fez. Paras las veces que quieres y con el 4×4 muchas veces puede tomar otras rutas (para llegar a miradores especiales) que los minivans de las excursiones públicas no pueden. Normalmente el alojamiento que ofrecen en estos tours es de muy buena calidad aunque uno elija la opción económica.

Tours públicos. Viajes con un grupo más grande de gente en minivans o buses. Aquí se sigue un itinerario definido sin que tengas muchas palabras en ello. Siempre se regresa a la ciudad de donde se sale, lo que convierte el tercer día del viaje bastante aburrido. Los alojamientos y la comida suelen ser bastante básicos.

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!