Llevamos muchísimo tiempo en países donde el clima es tropical y siempre hace calor. Nos gusta mucho eso, a Rachele especialmente, pero a Gábor igualmente no le molestaba para nada que la siguiente parada de nuestra vuelta al mundo en Malasia fueran las tierras altas de Cameron Highlands, básicamente la única región del país donde hace fresquito. La ciudad de Tanah Rata, el lugar donde están los alojamientos baratos, se encuentra a 1400 metros de altitud. La zona es muy verde debido a la gran cantidad de lluvia, llueve casi todos los días y las posibilidades de hacer algunas caminatas son muy variadas.

Esta región es conocida ante todo por sus plantaciones de té, ahora se pueden ver también muchas plantaciones de fresas y muchos lugares donde hay mariposas. Obviamente las fresas se pueden comprar, pero el precio suele ser bastante elevado.

En Tanah Rata te ofrecen todo tipo de tours, para las plantaciones (fresas, té, mariposas) hasta trekkings para ver la raflesia que es la flor más grande del mundo. Cuando vimos la oferta, el único tour que nos llamaba la atención era aquel de la flor, pero nos han dicho que ahora la flor está muerta porque no es temporada.

Muchas caminatas están bien indicadas y por lo tanto las puedes hacer por tu cuenta. Está disponible un mapa de los senderos que se puede comprar, nosotros lo fotografiamos. Y como vinimos aquí principalmente para ver las terrazas de té, prontito por la mañana nos dirigimos al sendero número uno. Este sendero no sale de Tanah Rata, sino de Brinchang la ciudad vecina que queda a 5 km de Tanah Rata, para llegar se puede tomar un taxi, un bus o hacer dedo. Hicimos dedo, pero como pasó antes el bus, subimos al bus. Por cierto el conductor se olvidó de hacernos bajar y nos bajó unos km después de nuestra parada, así que tuvimos que hacer dedo para volver cerca del sendero. Por fin llegamos al punto de partida de nuestro sendero y pudimos empezar a caminar!!! Estamos en un lugar con bosque tropical, hay bastante humedad en el bosque y como llueve todos los días el barro domina el camino. Hay que tener cuidado porque se resbala bastante.

El sendero número uno que es básicamente subir al pico Gunung Brinchang de 2000 metros, es una caminata de solo 2 km, pero es toda subida bastante empinada. Los primeros 1,5 km son relativamente fáciles, pero los últimos 500 m son todo de trepar en medio de la tierra y del barro, divertido pero bastante agotador. En el camino nos llenamos de barro hasta las orejas.

Al final del sendero se encuentra una carretera que sube al pico de donde se ve el bosque desde arriba.

Aquí también vimos unas mariposas bonitas, así les sacamos unas fotos.

Bajando por la carretera se pasa entre plantaciones de fresas y té, en estas últimas pasamos un buen rato disfrutando del olor intenso de las plantas de té y del color verde de las terrazas.

Cuando nos dimos cuenta de que aún faltaba un buen rato para llegar a la carretera principal, hicimos dedo y una pareja de chicos malayos nos cargó para un rato. Nos dejó en un mercado a unos 2 km de la carretera principal, aquí empezó a llover a cántaros, menos mal que apenas Rachele sacó el dedo, una chica malaya nos cargó y nos llevó hasta Tanah Rata!! Qué suerte!!!! Una buena cena, una buena ducha y a descansar que nos lo hemos merecido!!!

Al día siguiente pensábamos relajarnos y hacer alguna caminata más fácil cerca de Tanah Rata, sin embargo llovió todo el día y nos quitó las pocas ganas que teníamos de caminar más. Así que pasamos el día descansando y escribiendo el blog.

Próximo destino la foresta tropical de Taman Negara!!!

icono informacion

 

Más información sobre Malasia:

 

–  Guía para viajar a Malasia

–  Qué ver en Malasia en 3 semanas

Empieza a organziar tu viaje_banner

¡Inscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!